Crítica del Sentido Común

23 Oct

En realidad por ahí debimos empezar: el análisis crítico de la filosofía del sentido común, la “filosofía de los no filósofos”, es decir, la concepción del mundo absorbida acríticamente por los diversos ambientes sociales y culturales en los que se desarrolla la individualidad moral del hombre medio. El sentido común no es una concepción única, idéntica en el tiempo y en el espacio: es el folklore de la filosofía, y al igual que ésta, se presenta en innumerables formas. Su rasgo más característico es el de ser una concepción disgregada, incoherente, inconsecuente, conforme a la posición social y cultural de las multitudes de las que se constituye la filosofía. Cuando se forma en la historia un grupo social homogéneo, se elabora también el sentido común homogéneo, es decir, una filosofía sistemática.

Es erróneo pensar que la elaboración de esta filosofía se opone a los grandes sistemas de filosofías tradicionales o a la religión del alto clero. En realidad, estas filosofías que actúan como fuerzas políticas extremas, como fuerza cohesiva de las clases dirigente, como elemento de subordinación a una hegemonía exterior, limitan negativamente el pensamiento original de las masas populares. Es por eso que, aún a día de hoy lo que conocemos como “Sentido Común”, ha extraído sus elementos principales de las religiones. La relación entre el “Sentido Común” y la religión es mucho más íntima que con culaquier otro sistema filosófico de los intelectuales, especialmente con el catolicismo, siempre esforzándose por permanecer unitario superficialmente.

En el catolicismo actual predominan los elementos realistas, es decir, el producto inmedianto de las sensaciones elementales, sin estar esto en contradicción con el elemento religioso. Estos elementos son “supersticiosos”, acríticos.

Por todo ello es necesario cuestionarse hasta a uno mismo. Mirar ahí fuera y después volver a entrar en casa, pegarse junto a la chimenea. ¿Cómo puedo criticar yo a nadie, si ni siquiera me he detenido a criticar lo que me han impuesto?

Anuncios

3 comentarios to “Crítica del Sentido Común”

  1. Ixtlilxóchitl octubre 23, 2009 a 4:58 pm #

    No estoy de acuerdo con este término de los no filosofos. Todos los seres racionales son filosofos desde que comienzan a razonar. Y de hecho, me atrevo a decir, que esas masas que usted llama no filosofos han logrado lo que los filosofos no: la felicidad sin necesidad de problematizar todo.

  2. Spender octubre 24, 2009 a 8:24 am #

    No me malinterpretes: no quise ser despectivo (ni mucho menos) con el término “no filósofo”. No me considero filósofo por tener razones para creer una cosa o la contraria, del mismo modo que por escribir un poema no me convierto en poeta.
    El texto va más en la dirección de la anestesia general a la que somos sometidos hoy en día. Este atontamiento llega al extremo de contaminar nuestro territorio: el sentido común. Hoy en día hasta eso es un sistema de autoprotección de las clases dominantes.
    En cuanto a lo de la felicidad y los filósofos, cabría preguntarse a quién y a qué precio es feliz.
    Gracias por tus opiniones, siempre son bienvenidas.

  3. Ariel octubre 26, 2009 a 5:49 am #

    Saludos nuevamente, esta mierda no me deja comentar, dice: “Se ha detectado un comentario duplicado; ¡parece que ya has dicho eso!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: