Miedo rojo

28 Nov

Para todo he necesitado siempre un empujón. Cada entrada aquí, como un pequeño maratón, ha venido precedido de la canción perfecta, en el momento perfecto, para el recuerdo perfecto. Ahora las primeras frases ya no me importan. No me importa renunciar a ser un sabio, a saber qué es lo que se supone que viene después de cada beso, de cada tren dejando atrás un andén cualquiera. Es más, renuncio a todo lo que antes me abrazaba como un niño, a mis días a la orilla del mar.

Podemos hacer lo que quieras de ellos. Podemos ridiculizarlos, recordarlos, creer en ellos y en sus fantasmas o vivir de sus migajas los próximos siglos. He tendido a simplificarlo todo. Ahora necesito únicamente las dos cosas que he aprendido después de tanto tiempo.

Ya sé dónde y con quién puedo hacer desaparecer mi niebla de guerra, nuestro miedo rojo.

Anuncios

7 comentarios to “Miedo rojo”

  1. Olga B. noviembre 28, 2008 a 11:58 pm #

    Pues sabes ya bastante, Spender, ¿lo sabes?. Pero el miedo y el dolor son un mecanismo de supervivencia, nos avisan de muchas cosas. Yo que tú no lo perdería del todo.
    Buen fin de semana.
    No fear, de todas formas (sólo lo justo:-)

  2. Spender noviembre 29, 2008 a 8:22 am #

    Sólo voy a acabar con el rojo, que es el que me paralizaba. Los demás colores siguen ahí y conviviré con ellos. Saludos!

  3. marisa noviembre 30, 2008 a 9:39 am #

    Una afirmación rotunda, de esas que calan en el corazón. La niebla y el miedo… Pero al final seguimos caminando, y sintiendo, y escribiendo, porque forma parte de lo que queremos ser, a pesar de todo y de todos.

  4. María noviembre 30, 2008 a 12:30 pm #

    ¿Dónde? y ¿Con quién?…

    Hoy hace un día de miedo gris…y según pasen las horas, el miedo se convertirá en negro…o en rojo.

    Interesante…siempre.

  5. escribiente noviembre 30, 2008 a 7:34 pm #

    Me encanta esa actitud de renuncia, de dejarse llevar; yo creo que sí es tremendamente sabio. Un proceso de desapasionamiento para sentir sin prejuicios y sin frustraciones.

    Son maneras serenas; las únicas posibles para vivir…Porque si se tiene cierta lucidez, enseguida se aprecia el absurdo.

    Y tus palabras, como siempre, contándolo tan bien: tan directas al corazón. Abrazos.

  6. pequeña diciembre 2, 2008 a 7:40 pm #

    hola spender!
    acabo de leer esta entrada y me encanta
    me encanta que pienses asi, cuanta razon llevas!
    a veces simplificarlo todo es mejor, mucho mejor
    al fin y al cabo somos nosotros los q sin darnos cuenta (o no, y es peor en estas ocasiones) lo complicamos todo, y bastante dificiles se nos ponen a veces las cosas como para hacernos mas daño

    un besito lindo!

  7. Elbereth diciembre 8, 2008 a 3:43 pm #

    Nuestro miedo rojo… ¡bravo! Me gusta leerte, la honestidad con la que siempre escribes, ese deje de melancolía, esas palabras cubiertas de poesía.

    Un fuerte abrazo.

    P.D Simplificar es acertar a vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: