12 océanos muertos (again & again)

24 Sep

Recrearnos con un café, un libro, una foto, una canción. Tratar de memorizar cada curva de la carretera, en un paisaje desconocido, en una roca con la forma de tu espalda, en una encina como una lágrima sobre la colina. Retratarte en mi imaginación frente a cristaleras medievales, en miradores sobre murallas infinitas desde donde trazas cada calle con tu mirada de arena.

Sonreír en mitad de tu bostezo; rozar tus palabras colgadas con mis torpes sentidos. Y ver tus destellos en un espejo, tu mente en el reflejo del fluir del agua en la bañera, tus suaves movimientos en un poema de Baudelaire.

Y ofrecerte mis manos entrelazadas, mis ropas rotas, hechas girones. Mi adiós anudado a tus enigmas.

Y darte, como Rimbaud, estas pocas y repugnantes hojas de mi cuaderno de condenado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: