Táctica en la sombra

27 Ago

Sigo buscando, como una caravana eterna hacia el verano perfecto, el acorde que cambie voces en miradas, carcajadas en gestos, su respiración en un bello silencio. Hoy, detrás de la ventana se agota la que probablemente será la última tarde de calor. Desde luego, he visto atardeceres mejores: rojos, verdosos y casi negros. Pero probablemente no tan agobiantes como éste.

Y mientras todo va quedando en silencio, vacío, rozando el momento en que el tráfico regrese lento como una manada de elefantes a las mismas calles que les vieron partir hace unas semanas, queda tan solo la sensación etérea del tiempo que sigue con su mala costumbre de pasar a acelerones por nuestras vidas, sin reparar en cómo, cuándo y por dónde traza su camino.

Grabados en la retina han quedado las tormentas, el páramo amarillo y ocre, los puentes sobre estrechos ríos que luchan por sobrevivir sudando tardes enteras, los mares infinitos de girasoles. Y en el tren ya se oye esa maldita voz femenina anunciando la nueva estación. Y queda tanto por hacer…

Anuncios

2 comentarios to “Táctica en la sombra”

  1. suicide_doll agosto 29, 2007 a 5:39 pm #

    Bonito texto. Ha debido ser un verano intenso para que lo despidas con esa mirada tan nostálgica. Dónde está esa ciudad en la que vives en la que los atardeceres son verdes y negros?

  2. Spender agosto 29, 2007 a 8:10 pm #

    Ha sido una colección de atardeceres, desde la Castilla profunda hasta el Cantábrico más gris.

    Bienvenida de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: